Una Tarde azarosa (relato)

Un compromiso familiar me hizo desplazar desde Navarra a Gipuzkoa, por cierto, con un tiempo espléndido, a pesar de estar en pleno invierno; una tarde de sol reluciente, excepto en la Barranca (Sakana) donde la niebla formaba parte del paisaje a modo de un mar confuso, visto desde el puerto de Lizarraga, ocultando la verde pradera cuadrangular formada por Etxarri, Lizarraga, Torrano/Unaue y Arbizu. Entre Urdiain y Alsasua, el sol se dejó ver nuevamente. Me acompañó el cielo azul hasta los confines del Goierri. Supuse que sería la tónica general incluso hasta allende de Baiona.

(para seguir pulsar aquí)

Esta entrada fue publicada en 2 Narración y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s