Mi jardín está feo

Una obligada ausencia mía ha hecho que el jardín de mi casa presente un aspecto como pocas veces en estos últimos años. El limonero ha crecido débil y enclenque. Agita sus ramas a merced de cualquier viento en cualquier dirección. Primero la sequía y luego el agua caída de golpe ha hecho de mi limonero un arbusto amorfo, sin fuerza para sujetar los frutos que medran irregularmente entre hojas verdes y amarillas, según reciban más o menos luz solar, y es posible que se pudran antes de madurar como parece indicar la blandura que ofrecen al tacto (cotinuar).

Ver mi blog en euskara: kafarnaum.wordpress.com

Esta entrada fue publicada en 2 Narración y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s