Misterio

«Hay algo de misterio divino en todo lo que existe. Lo vemos brillar en un girasol o en una amapola. Y también intuimos algo de inescrutable misterio cuando vemos a una mariposa levantar el vuelo desde una rama, o a un pez dorado que nada en su pecera, Pero donde más cerca de Dios podemos estar es en nuestra propia alma (lo profundo, interioridad). Sólo allí podemos unirnos con el gran misterio. Es muy raros momento podemos incluso llegar a sentir que nosotros mismos somos el misterio divino.» (Gaarder, atribuído a Plotino)

Todo es Uno, y ese “Uno” es un misterio divino del que todo el mundo forma parte.

¿No se parece mucho a la teoría de la no-dualidad que hoy se está poniendo en auge?

Esta entrada fue publicada en 2 Espiritualidad/Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s