Armonia

Antonio COLINAS, Tres tratados de armonía, Tusquets, Barcelona 2010.

(Fragmentos)

La  fuerza más íntima y profunda proviene del amor. Cuando el amor está presente  el ser humano (el hombre) se enciende. Cuando está ausente, se enfría. Y cuando  desaparece por completo, muere. Es necesario comprender que la vida de cada persona se configura conforme a  su capacidad de amar.

Pasamos los años haciéndonos desesperadas preguntas y no sabemos que, a nuestro alrededor, todo son repuestas. Ahogados en un turbión de preguntas no queremos o no sabemos ver las respuestas continuas  que la naturaleza nos da. Rara vez aceptamos el mundo tal como es: como una única y clara respuesta.

Armonía  es la palabra clave. La vida, el mundo es una armonía que nos empeñamos en vivir en desarmonía. Seguir los ciclos, las estaciones, las mutaciones naturales, observar el curso del macrocosmo y del microcosmo y adaptarnos periódicamente  a ellos. Vivir en plenitud; esperar con calma cuando nos asalta algún mal. Evitar en cualquier caso la desarmonía. Esta es la clave del ser.

Las  ramas desnudas del almendro llenas de gorriones. También ellos sueñan las flores, los frutos, bajo el negro chaparrón de noviembre. Los gorriones son ahora los frutos del almendro. Dentro de poco, cuando se haga de noche, los frutos del árbol serán las estrellas. Hasta las cosas más desnudas tienen y dan sus frutos.

Ser, ante los males de todo tipo, lago sereno. Ser, en nuestro avanzar, arroyo claro. A la manera del lago sereno alejar en silencio las ondas que en nosotros provoca cualquier piedra arrojada, cualquier perturbación, y volver a la calma. Avanzar como el arroyo, derramándose en los espacios libres, pero rehuyendo las rocas impenetrables. O desgastarlas suavemente, lentamente.

El noctámbulo ruiseñor, tras cantar en la sombra con los ojos llenos de luna, afronta la luz del alba descansado y dichoso. Su canto, fresco y profundo, aún se remonta por encima del canto del resto de los pájaros, que nada han sabido de la noche. Los pájaros del día solo creen en el mundo que ven. El ruiseñor penetra y penetra la sombra con su canto y de ella extrae (y nos extrae) la otra realidad.

Luego, repentinamente, cuando la cigarra calla, el silencio me invade. Y, en mi interior, este silencio se torna dulce vibración, armonía.

La soledad funde la multiplicidad. La soledad deshace la dualidad. La soledad es la Unidad.

 Las tres vías más directas para acceder a la Armónica Unidad: soledad, serenidad, silencio.

(Gentileza de E. M. Lozano)

Esta entrada fue publicada en 2 Espiritualidad/Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s