Los derechos de los animales

Leo a Adela Cortina, con mucho asombro: «Los animales y la tierra tienen valor, pero no derechos.» Según la catedrática de ética, solo tienen derechos los que gozan de la capacidad de reconocer qué significan esos derechos y apreciar que forman parte de una vida digna, es decir, de los humanos son los derechos.

Me asalta una duda: no estoy muy seguro de que no pueda haber personas que tienen muy mermada la capacidad de identificar esos derechos y reconocer la trascendencia que tienen para una vida realizada.

En todo caso, las personas dependientes y discapacitadas son asistidas en sus necesidades y en sus derechos por la gente más cercana a ellas o por los servicios públicos. Como tiene que ser.

Lo que voy a relacionar a continuación no sé si exactamente se puede definir como  derechos de los animales, pero a mí me lo parece: a) los animales no tienen derecho a que no se les infrinja malos tratos?, b) no tienen derecho a una sanidad, atención veterinaria, acorde a su naturaleza?, c) no tienen derecho a ser alimentados adecuadamente, si se trata de animales domésticos?, d) no tienen derecho a que no se destruya su hábitat, en caso de  los animales salvajes?, e) no tienen derecho a que no les persiga gratuitamente?, f) no tienen derecho a que, cuando sean sacrificados, se haga en condiciones de nulo o mínimo sufrimiento?, g) no quiero meterme con la fiesta de los toros, pero hay una pregunta que no la puedo obviar: ¿los antitaurinos en qué basan su reivindicación, o los que se oponen al juego macabro de la caza de conejo con galgo?

En realidad… creo que todos los espectáculos con animales están regulados por unas normas. ¿Por qué? ¿Por el valor que representan o se «intuye» que pueden tener algún derecho, por ejemplo, el que hemos mentado en el apartado a)?

De hecho se ha avanzado muchísimo en algunos campos: no se permiten ya peleas de perros, de gallos, o la degollación de gansos colgados de una cuerda sobre el mar, el lanzamiento de la cabra desde el campanario; no sé si se siguen celebrando apuestas de carneros… pero, en todo caso, deberían de estar prohibidas.

Estamos dirimiendo sobre  valores y derechos. A mí, personalmente, me parece muy desafortunada esta comparación de la profesora Cortina: «Un cuadro hermoso tiene un valor  y, si alguien lo maltrata o destruye, está actuando de forma inhumana, porque no es propio de personas destruir lo valioso.» ¿Es comparable el maltrato de un cuadro caballo y de un animal caballo? ¿Es tan inhumano maltratar un cuadro como maltratar a un animal? No lo creo. El cuadro ni siente ni padece y el animal sí. Y esa es la diferencia que, según mi criterio, nos conduce del valor al derecho.

Lo que sí veo claro es que el ser humano tiene muchísimos más derechos que el animal: la mayoría por su naturaleza y algún que otro porque se ha visto con derecho a atribuírselo. De cualquier forma, me parece que el maltrato físico es igual o muy similar para el ser humano que para el animal. Son lo mismo: nada más que presencia sufriente. 

Esta entrada fue publicada en 2 Opinión/reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s