SOBRE EL SILENCIO

José Fernández Moratiel

El silencio no se vive en función de una lectura erudita.

El silencio es quedarse sosegado en el asiento, en una silla.

Es dejar que todo, sobre todo nuestro ego, se detenga,
se pare, se asiente de modo que todo se aquiete:
las frustraciones, las inseguridades, las dudas,
la soledad del aislamiento, los temores, los miedos,
las cobardías, todo sobresalto, toda agitación.

¡Qué manera tan sencilla de sumergirse en el fecundo silencio,
en la gratitud de la vida!

Sentarse es abandonar,
despojarse, vaciarse,
menguarse, empequeñecerse.

La silla, un mueble para aprender a vivir.

El ego es inhóspito;
el silencio es hospitalario, acogedor y receptivo.
La silla, una pausa iluminadora como un amanecer.

(Cortesía EML)

Esta entrada fue publicada en 2 Espiritualidad/Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s