SOBRE  EL  SILENCIO

El Silencio es ausencia de ego, nos conduce a la verdad, a lo de dentro, a lo olvidado, a uno mismo, a nuestro verdadero hogar, nuestra identidad más profunda…

El Silencio permite que el ego no se interponga y podamos acceder a nuestro corazón.

El Silencio es un mástil al que como Ulises hay que agarrarse para no dejarse arrastrar por los cantos de sirenas del egoísmo y el exterior.

En el Silencio, nuestro ego, tiene que rendirse a nuestro corazón, por eso lo pasa tan mal.

La gran verdad que somos, nadie nos la puede decir, es un desvelamiento en el Silencio.

El Silencio es siempre el camino que nos lleva directos a la verdad que somos.

De lo que nos liberamos en el Silencio es de todo lo que nos separa de los otros y de uno mismo.

El Silencio es una fuente de dicha, porque nos permite retornar a nosotros mismos.

El Silencio no nos quita  nada, todo nos lo devuelve (la vida) pero con otra mirada, con otra calidad de escucha.

El Silencio es fuente de libertad.

 Es en el Silencio donde uno entiende.

 

 José Fernández Moratiel
Cortesía de E. M. Lozano

Esta entrada fue publicada en 2 Espiritualidad/Reflexión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s