‘Conmoverse en las entrañas’

Era martes y habíamos entrado en Semana Santa. Cuando ya tenía ultimado el artículo para el Bai Horixe del jueves, salta a todos los medios de comunicación la noticia del atentado terrorista de Bruselas. ¡Cómo no ‘conmoverte en las entrañas’ ante esa acción tan salvaje que, por otro lado, nos tienen acostumbrados los yihadistas! Quiero dar el abrazo más solidario, desde esta pequeña localidad del Goierri guipuzcoano, a todas las víctimas de la masacre, al tiempo que condeno sin paliativos ese acto que nunca debería de haberse producido. Invito a los políticos europeos y demás responsables a que sean más imaginativos a la hora de luchar contra esta barbarie, quizás, amén de otras muchas actuaciones, incidiendo mucho en una política exterior adecuada.

Dicho lo cual, voy a volver al tema inicial que había planteado para este artículo: Semana Santa. El franciscano Iñaki Beristain no duda en señalar a la Semana Santa de este año, en la última revista ‘Arantzazu’, como “Semana Grande de la Misericordia”. Ojalá fuese así, pero no me lo parece viendo las imágenes que nos están llegando: pateras cargadas de refugiados huyendo de la guerra, sin rumbo, atacados en plena mar, ahogándose en el río, en un estado que la dignidad humana y los derechos humanos más elementales no lo pueden permitir (huyendo, por supuesto, de las comparaciones con las escenas de Bruselas). Pero, al fin al cabo, escenas también duras las de los refugiados: ancianos, mujeres y niños abandonados a su suerte. Nos producen desazón. Y mejor así porque si no nos lo produjeran, estaríamos muertos.

Estamos observando con estupor que Europa no es capaz de reconducir esta situación insoportable ya para todos. No está arbitrando una solución digna para hombres y mujeres, repito, que huyen de la guerra, del hambre y de la miseria buscando un lugar donde guarnecerse de la muerte.

Estamos en Semana Santa. Instituciones de toda índole asistirán a las ampulosas procesiones, a las Via Crucis más mediáticas y eventos de mucho boato. Se sentirán satisfechos de adorar al nazareno convertido en objeto de culto, escuchando, sobre la muerte en la cruz, las mismas historias de siempre: El Hijo de Dios muere en la cruz para la salvación de la humanidad, consiguiendo así nuestra reconciliación con Dios y la reapertura de las puertas de cielo. Esta concepción, toda ella, pertenece al plano mítico.

No queremos volcar ninguna carga negativa o peyorativa sobre el término ‘mítico’. La cruz tiene, sin embargo, otros planos muy interesantes. En el plano histórico, es la consecuencia de un poder, político y religioso, despótico. Quieren eliminar a una persona inocente, porque Jesús molesta. La fidelidad a su mensaje y la coherencia de su vida lo llevaron a la cruz: siempre hacía lo que decía y decía lo que hacía.

En el plano ético, la cruz de Jesús significa la lucha en favor de los enfermos, de los más necesitados, oprimidos, refugiados, es decir, a favor de todos los crucificados del mundo; por ellos dio la vida, mostrando una misericordia infinita hacia todos.

Para terminar, voy a traer a colación unas palabras del maestro Enrique Martínez Lozano: «Nos experimentamos como individuos limitados y temporales, sometidos al nacimiento y a la muerte, pero nuestra verdadera naturaleza es la plenitud infinita y eterna; nos experimentamos llenos de sombras y de sufrimiento, pero nuestra última identidad es gozo luminoso»

Sirvan de acicate para seguir viviendo.

Esta entrada fue publicada en 1 Iritzia/gogoeta y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘Conmoverse en las entrañas’

  1. hamar lerro, bost esaldi:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s