Impulso a la vocación del pastoreo

Zaldibia acoge una jornada en la que se pone en valor la actividad ganadera que se lleva a cabo en el parque de Aralar

Los pastores abogan por la sostenibilidad al tiempo que defienden los avances tecnológicos en explotaciones y mejoras en los accesos

ZALDIBIA. Con masiva afluencia de público y un sol radiante que saludaba a los asistentes desde la cima del Txndoki,  se celebró ayer en Zaldibia un acto organizado por los ganaderos de Aralar. El acto central lo constituía la charla-coloquio que tuvo lugar en el frontón Beti Aalai, a cargo de los siguientes ponentes: Josu Oiarzabal, pator de Enirio-Aralar; Aritz Ganboa, pastor de Aralar (zona navarra); Panpi Saite Marie, coordinador de ELB; Garikoitz Nazabal, presidente de EHNE e Iñaki Goenaga, presidente de ENBA.

Todos ellos coincidieron en afirmar que el monte no es de los ganaderos en exclusiva pero su presencia es imprescindible para conservar la naturaleza, el paisaje, los terrenos limpios tanto para su posterior explotación en forma de pastos como para ocio y recreo. Los ganaderos abogan por la sostenibilidad de Aralar y defienden el aprovechamiento de los avances tecnológicos tanto en las instalaciones que tienen que ver con la propia explotación ganadera y la mejora  caminos y accesos. «Hay que favorecer por todos los medios que los que por vacación se dedican a este menester puedan disfrutar de una vida en dignidad igual a la que pueden disponer los que trabajan en la fábrica», concluyeron.

Apuntaba Panpi Sainte Marie, que la actividad agrícola no pasa por los mejores momentos en Iparralde. En estos diez últimos años se han perdido unas 1.000 explotaciones, bajando de 6.000 a 5.000. Incidía en varios aspectos. Uno de ellos es la clara diferenciación entre la costa y el interior. Son como dos mundos diferentes y lejanos entre sí, que tiene repercusiones para la economía y el comercio. Los propios pastores y ganaderos tampoco veían con buenos ojos que “su sitio de trabajo” se convirtiera en zona de turismo para los franceses del Norte. Además hace unos años se vivió un suceso que tuvo en vilo toda la población. Al quemar unos pastores los rastrojos, como todos lo años, el fuego se propagó más de lo esperado causando graves lesiones al menos a dos de los participantes en una excursión.

 En lo que al mercado se refiere, Iparralde no tiene consumidores suficientes en el entorno mismo de su lugar explotación ganadera y tienen que salir muy lejos para vender sus productos; en algunos casos hasta Burdeos. Cosa que, según Josu Oiarzabal,  no sucede con los pastores de Aralar que agotan prácticamente toda su producción en una área cercana, aunque disponen también de la posibilidad de vender más lejos. Sostuvieron los intervinientes que hay que mimar el producto autóctono y no dejarse llevar por las corrientes americanas que tienen una visión muy diferente de la alimentación.

Aritz Ganboa subrayó la necesidad de un primer sector potente. «Es obvio que necesitamos maestras, arquitectos, médicos, etc. pero no es menos claro que tenemos que comer tres veces al día y eso supone mucho en todos órdenes de la vida: salud, economía, bienestar social…». Aritz Ganboa cree que no se les ha dado la debida importancia a la agricultura y al pastoreo familiar. «Muchas veces se han tomado como algo lúdico o folklórico. Está muy bien para organizar ferias y encuentros, convertirlo todo en fiesta, pero se presta poca atención a la propia actividad ganadera o agrícola».

Hizo hincapié en dos cosas que, a su parecer, son muy importantes: que haya tierras para cultivar y gente que quiera cultivar esas tierras. Cree que ambas cosas están un tanto descuidadas, poniendo casi siempre los intereses urbanísticos por encima de los intereses de la producción agropecuaria. En este momento parece que hay bastantes jóvenes que han optado por vivir del campo, pero «sin ayuda administrativa y conciencia social es muy difícil llevarlo adelante».

Inaki Goenaga, Presidente de ENBA, indicó que el discurso que tenemos es muy favorable a los pastores y ganaderos pero que en el día a día eso tiene poco reflejo. «Para mucha gente son personas que quedan ahí muy lejos y no tienen ligazón con la sociedad».

Garikoitz Nazabal, Presiente de EHNE, habló de tomar conciencia sobre la importancia que tiene el sector, gestionado a pequeña escala, y asimismo ser conscientes del control de la propia producción. Habló de la gestación de un proyecto muy cerca de aquí, en Soria, con 20.000 vacas lecheras. No dudó en calificarlo de «modelo americano» y más tarde de «barbaridad».

Al principio y al término de la charla intervinieron los bertsolaris Loidisaletxe y Telleria así como la trikitixa, mientras que el público podía degustar productos de Aralar.

AL DÍA, DV:170129
Rufino Iraola Garmendia   
Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2 Artículo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s